Antidistópica

El futuro será verde y feminista, o no será… construyamos un mundo mejor juntas. Escuchándonos, capacitándonos… Trabajando en EQUO Berdeak

LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS SEGÚN EQUO EUSKADI

8 comentarios

reciclajeEspero que con este post se despejen todas las dudas y fantasmas en torno a la gestión de los residuos en Euskadi, debate muy de moda últimamente, sobre todo en mi terrirorio: Gipuzkoa…

Todas las Leyes y Planes de Gestión de Residuos que se elaborasen deberían ser acordes a la legislación europea y local, así como a las necesidades de cada territorio.

¿Qué exige la legislación europea y local?

La Directiva Europea de Residuos (2008/98/CE) determina que en la gestión de residuos se debe seguir la siguiente jerarquía: REDUCCION, REUTILIZACION, RECICLAJE, VALORIZACION (Quemar residuos con posible aprovechamiento energético) y ELIMINACION (Incineración o Vertedero).

La Ley de Residuos (Ley 22/2011) establece en la distribución de competencias (art. 12) que “corresponde a las entidades locales la recogida, transporte y tratamiento de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU)”. Se trata, por tanto, de un modelo descentralizado, desde cada ayuntamiento, y que, en su caso, podrá aceptar formas consorciadas de gestión común (Mancomunidades), pero siempre desde el ámbito local.
Según esto, está claro que:

1º) Se deberían realizar políticas que primasen la REDUCCION, la REUTILIZACION (grandes olvidadas) y el RECICLAJE de los residuos, por este orden.

2º) Corresponde a los ayuntamientos determinar qué sistema de recogida establecer en cada municipio, su transporte y tratamiento.

¿Qué ha sucedido hasta ahora?

Pues, básicamente, que los Planes de Gestión de Residuos, en general, y a nivel de Gipuzkoa, en particular, se han centrado en el RECICLAJE y la ELIMINACION, olvidándose del resto de aspectos, invirtiendo la jerarquía establecida en la Directiva Europea para el tratamiento de los residuos.

¿Qué debemos y qué queremos hacer en Equo Euskadi?

Debemos realizar políticas que potencien la REDUCCION y REUTILIZACION de los residuos, tanto en origen (productores) como en destino (consumidores). Debemos sustituir el actual sistema de recogida, el cual se ha mostrado ineficiente e insostenible, por aquel que suponga las mayores tasas de RECICLAJE posibles. Y, debemos dotar de la infraestructura suficiente a Gipuzkoa para VALORIZAR y, en último caso, ELIMINAR los residuos generados.

Por tanto, rechazamos la INCINERACION como modelo de gestión, debido, en primer lugar, por los problemas medioambientales que origina, en segundo lugar, porque no se ajusta al espíritu de la normativa europea y, en tercer lugar, porque, aunque existen estudios subjetivos que defienden la incineración, éstos anteponen los intereses económicos privados a los intereses comunes sociales y medioambientales.
Somos favorables al PUERTA A PUERTA, pues con este sistema se logran los mayores porcentajes de recogida selectiva posible.

Por último, somos favorables a la creación de “VERTEDEROS LIMPIOS” como forma de ELIMINACION final de los residuos, resultado de una correcta recogida selectiva, en sustitución de los actuales “VERTEDEROS SUCIOS” y en contra de la INCINERACION.

Este modelo de gestión sería aplicable a todos los territorios de la CAV.

Desarrollo de las medidas a implantar y argumentación

Reducción y Reutilización, las grandes olvidadas

Una gestión integral de los residuos debería contemplar políticas de REDUCCION y de REUTILIZACION, tanto en Origen (Productores y Distribuidores de Bienes y Servicios) como en Destino (Consumidores de dichos Bienes y Servicios). El mejor residuo es aquel que no se genera.

Como ejemplo de dichas políticas tendríamos:

– Impuestos o subvenciones específicas destinadas a incentivar la producción limpia: impuestos para la emisión de gases, impuestos para el uso de envases no retornables, subvenciones para la sustitución de materias primas y empleo de materiales 100% reciclables, para la minimización de envases y embalajes, minimización de emisiones, etc.).

– Inversiones públicas en I+D+i para fomentar investigaciones orientadas al desarrollo de tecnologías limpias, ecodiseño de productos, etc.

– Campañas periódicas formativas e informativas, para sensibilizar a los ciudadanos e infundir en ellos un consumo responsable bajo criterios de MINIMIZACION de residuos a la hora de adquirir los productos (aquellos con menor número de embalajes, con envases retornables, que generen residuos reciclables 100%…) y para lograr su colaboración con el proceso de RECOGIDA SELECTIVA de aquellos residuos que finalmente se generen.
Reciclaje

Entre los diversos sistema de recogida selectiva existentes, Equo Euskadi es partidario de establecer un sistema básico común para todos los territorios, que logre las mayores tasas de RECICLAJE posibles. Ahora bien, este sistema debería ser flexible y adaptable a las características particulares de cada zona urbana.
Dicho esto, Equo Euskadi es partidario del sistema PUERTA A PUERTA, como parte de la filosofía “zero waste” o “residuo cero”, pues con él se logran porcentajes muy superiores de RECOGIDA SELECTIVA, en comparación con el sistema actual de recogida. También somos partidarios del modelo del 5º CONTENEDOR, ya que con una adecuada concienciación ciudadana también podría arrojar porcentajes de reciclado muy elevados.

En cada municipio se debería PERMITIR LA PARTICIPACION CIUDADANA, estableciendo un PERIODO DE INFORMACIÓN Y CONSULTAS PREVIO que permitiese efectuar alegaciones, aportaciones y propuestas, para consensuar y establecer las mejores condiciones de recogida, adaptadas a la fisonomía de cada ciudad y con horarios y calendarios acordes con las necesidades de la población. Hacerlo así fomentaría la implicación y la colaboración ciudadana, indispensable para la implantación exitosa del nuevo sistema y poder lograr así la correcta gestión de los residuos.

Desde Equo Euskadi rechazamos la polémica y el falso debate, políticamente intencionado, que se ha establecido en torno a esta cuestión. Se trata de ver cuál es la mejor solución para el problema de los residuos y nada más.

El Plan Integral de Residuos Urbanos de Gipuzkoa (PIGRUG), establecido para el periodo 2002-2016, analizaba diferentes alternativas, pero en todas ellas se contemplaba la construcción de una incineradora. Este plan estableció como objetivo lograr reciclar el 34%, compostar el 4% y quemar el 62% de los residuos.

En el año 2011, de las 350.000 toneladas de residuos sólidos urbanos (RSU) que se generaron en Gipuzkoa, en torno al 70%, acabaron en el vertedero. Esto viene motivado, por un lado, porque en Gipuzkoa no disponemos del número de infraestructuras suficientes para gestionar dichos RSU, ya que siempre se barajó la construcción de una incineradora y, por otro, por la ineficacia del actual sistema de recogida en contenedores, impuesto en su momento a la ciudadanía sin realizar ninguna consulta previa, por cierto.

En los municipios en los que se ha instalado el puerta a puerta se han logrado tasas de reciclaje superiores al 80% (en Antzuola y Usurbil han llegado al 90%). En 2013, 34 municipios de Gipuzkoa, la mitad de su población, tendrán implantado este sistema. Y, existen ejemplos en Europa que demuestran que es posible instalar este sistema en ciudades más grandes que Donostia (Roma, Salerno, Monza, Bruselas, Liverpool, Niort, etc.).
Por tanto, el PIGRUG no responde a las necesidades actuales, está desfasado y es el principal responsable de la situación que se ha generado en Gipuzkoa. Hay que modificarlo y actualizarlo. Con la puesta en marcha del sistema “puerta a puerta” se van a necesitar muchas más instalaciones, tal y como lo demuestra el colapso de la planta de compostaje de Lapatx.

INCINERACIÓN

Obviamente existen estudios subjetivos que defienden la incineración, pero anteponen los intereses económicos privados a los intereses comunes sociales y medioambientales. Lo que está claro, desde una posición objetiva, es que la incineración no es una estrategia adecuada de gestión de residuos y no encaja en un modelo de desarrollo sostenible, por una serie de motivos:

– Genera problemas de contaminación similares a los que produce el consumo de combustibles fósiles. Como resultado de la combustión, se generan residuos tóxicos y peligrosos, dioxinas y furanos con efectos cancerígenos.

– Necesita un vertedero para cenizas tóxicas, tal y como recoge el propio PIGRUG.

– Los residuos que se queman tienen poca energía calorífica, tal y como recoge el propio PIGRUG, por lo que se deben quemar ingentes cantidades para generar energía.

– Por otra parte, un residuo sólido que en cierto modo está “controlado” se transforma en residuo gaseoso que se emite a la atmósfera y pasa a estar “incontrolado”.

– La construcción de una incineradora es cara (400 millones de euros) y este tipo de instalaciones necesitan “quemar” residuos en grandes cantidades y durante una gran cantidad de años para ser amortizadas y que resulten rentables.

– Su construcción responde a intereses económicos privados. Si la gestión de residuos corresponde hacerla en el ámbito local, entonces, ¿por qué en la pasada legislatura el anterior Gobierno de la Diputación Foral firmó el contrato de construcción de una incineradora, en vísperas de las elecciones municipales y forales del 2011, una solución centralizada para todo Gipuzkoa? La respuesta es sencilla. Porque detrás de la incineradora hay grandes intereses económicos ocultos. La incineradora es un negocio doble. Por un lado, factura a los ayuntamientos por “tratar su basura” y, por otro, realiza una “valoración energética” de la basura al generar electricidad a través de su combustión, la cual no se distribuye directamente a los hogares, sino que se vierte a la red y se vende a las compañías distribuidoras. Por tanto, pagamos para que traten nuestra basura, residuo que mediante la incineración se convierte en combustible para generar electricidad, la cual acabamos pagando nuevamente a la compañía eléctrica. En resumen, el lobby energético en Euskadi (15.000 millones de euros de facturación anual) lidera tanto la política energética como la de gestión de residuos, presionando para que ésta se encamine hacia la incineración. La justificación es que con este sistema conseguiríamos el autoabastecimiento energético, lo cual es falso puesto que en Euskadi la dependencia energética es principalmente de hidrocarburos para el consumo del sector industrial (45%) y del sector del transporte (33%), y no tanto del consumo eléctrico, que supone el 21% del total, en el que las renovables ya abastecen una tercera parte de este consumo.

Afortunadamente, el proyecto se ha paralizado, pero gracias al anterior Equipo de Gobierno, deberemos pagar la clausula de indemnización en caso de no construcción recogida en el contrato. Este coste será, en su caso, por su irresponsabilidad, porque sabían lo que ocurriría. Hay que recordar también que hicieron caso omiso a las 65.000 firmas que se recogieron en contra de la ejecución de la incineradora o a favor de una Iniciativa Legislativa Popular.

Autor: Antidistopica

Pedaleando hacia un futuro verde. Trabajando en EQUO Berdeak

8 pensamientos en “LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS SEGÚN EQUO EUSKADI

  1. Una pregunta:: ¿se puede hacer algo a nivel autonómico para fomentar la reutilizacion de envases (siguiendo el modelo de pago por envase de Alemania, Suecia, p. ej)? ¿O es una politica estatal y por tanto no se puede hacer más? ¿Lo que se habla de añadir impuestos a los envases no reutilizables/retornables es posible a nivel autonómico?

    Me gusta

    • Hola Daniel, y perdón por la tardanza. Trataré de contestar a tu consulta: A escala autonómica la normativa nos permite regular el tráfico de residuos (p.ej., podríamos establecer que un porcentaje del vidrio reciclado se quede en Euskadi). También podemos habilitar qué SIG (Sistemas de Gestión Integrados, las empresas que organizan la recogida de envases, para que nos entendamos) pueden funcionar y cuáles no. De este modo podríamos imponer porcentajes de reutilizacion a los SIG que pretendieran actuar en Euskadi.

      En cuestiones impositivas debe actuarse a nivel estatal y/o municipal, que es donde reside la competencia en materia de residuos, o aún mejor a nivel foral, ya que las diputaciones suelen recabar las competencias en materia de residuos por medio de encomiendas de gestión de los ayuntamientos a la empresa foral correspondiente.

      Espero que te haya aclarado algo mi explicación.

      Sin más, un abrazo y gracias por seguirme

      Mónica Monteagudo

      Me gusta

  2. A mi parecer la labor más complicada está en concienciar a la gente de los beneficios del puerta a puerta, sacarlos del egocentrismo del «y yo tengo que comer pescado el martes porque es el día que me recogen la basura» y de la equivocación de creer que haber rechazado la incineradora es más costoso por la indemnización.
    Me parece un artículo muy claro y bien resumido para difundir lo más que podamos y dar a conocer a la población la realidad de la situación.
    A nivel personal me sirve mucho ya que habitualmente acabo acalorada enganchada en debates sobre el puerta a puerta y ahora tengo datos y cifras reales para contraatacar 😉
    Un saludo, Bego

    Me gusta

  3. Pingback: Mallorca, sun & waste: turistei zuzenduriko kanpaina, erraustegian erretzera doan zabor inportazioa eragozteko | Horrela bizi bagina beti!

  4. Sobre el PIGRUG 2002-2.016 remarcais: «Este plan estableció como objetivo lograr reciclar el 34%, compostar el 4% y quemar el 62% de los residuos»…. Si lo que se iba a incinerar era el 62% (Alfonso del Val estimaba el 70%) del total que se generaba en Gipúzkoa y en esa cantidad entraba el 96% de la materia orgánica que se generaba en Gipúzkoa, si casi de la bolsa de basura es materia orgánica, entiendo que de ese 62% aproximadamente el 30% es materia orgánica y el 32%……?.

    Este uno de los quid, pues cacaterizar este 32% es importante. Aunque no conozco los porcentajes pienso que una parte de ellos son valorizables energéticamente con un PCI elevado como son los neumáticos fuera de uso (NFU), los plásticos, envases y embalajes no reciclables o dificilmente reciclables, así como los plásticos reciclables rechazados en las plantas de reciclado. Todos ellos derivados del petróleo y del caucho, por lo tanto muy buenos combustibles para reciclar,,, pero también para obtener con ellos combustibles líquidos por claqueo termal catalítico (destilación), que es otra forma de valorizar pero sin dejar residuos tóxicos, ni dependencias ni negocios con productoras de energía eléctrica.

    ¿Podíais hablarnos de estas experiencias conocidas por vosotros? ¿Que hacen en San Francisco con estos materiales mencionados no reciclables pero combustibles para que después de separarlos en la planta TMB les quede un resto no valorizable en nada del 10%?. Existe una planta con tecnología alemana funcionando en la frontera austro-húngara… en Gipúzkoa también existe esta tecnología, pero no conocemos experiencias, mas que remotamente alguna piloto en Rivas Vaciamadrid

    Este 10% (como mucho25%) es el resto que iría a los vertederos de basura «LIMPIA» de Gipúzkoa tras una recogida responsable. ¿Podíais relatarnos experiencias y explicarnos que tratamiento conocéis para inertizar este 10-25%? además de la esterilización que es bastante caro pero siempre mas barato y por supuesto mas SANO que la incineración, para poder depositarlo como materia estabilizada e inertizada en nuestro nuevos vertederos?.

    Para valorizar los antiguos vertederos, además de la extracción de metano, ¿qué experiencias conocéis de la llamada «minería de las basuras»?

    Aurrez milesker.

    Julen Lizaso

    Me gusta

    • Hola Julen:

      Intentaré contestarte: La composición de la fracción «resto» es muy heterogénea: es cierto que hay materiales combustibles (textiles, muebles, plásticos ligeros), pero también otros que no lo son (tierra de jardinería, loza y porcelana…). También hay materiales tóxicos (pilas, barnices, pinturas, medicamentos, pequeños aparatos electrónicos…). La combustión de todo el conjunto, sea cual fuere la manera elegida, no es recomendable, y separar las pequeñas fracciones no es viable, ni técnica ni económicamente. Tampoco el vertido lo es, pero al menos no provoca contaminación atmosférica. Las plantas TMB tan sólo separan aquellos residuos que tienen valor económico, el resto se quema o se vierte. Alemania y San Francisco no son una excepción.

      Desde Equo siempre hemos defendido que la mejor forma de tratar esa fracción «rechazo» es no producirla, evitando que lleguen hasta este punto aquellos objetos que pueden ser reutilizados (ropa, muebles, aparatos eléctricos, menaje del hogar, objetos voluminosos). Además es preciso incidir en el ecodiseño de los objetos para que al menos sean fácilmente reciclables, y también concienciar a la ciudadanía para que tenga en cuenta la importancia de no producir basura, desde el momento mismo en que elige el producto.

      Por cierto, lo de la gestión de los residuos es un tema que se ha estado trabajando desde que escribí la entrada y en breve se va a plasmar el resultado en una web con nuestra propuesta, que estará abierta a todas las aportaciones. Puede participar en los propios grupos de trabajo de Equo, en la pagina http://www.equomunidad.org donde encontrarás gente con muchos conocimientos técnicos. Te lo digo porque deduzco que estás puesto o interesado en el tema.

      Espero haber contestado tu pregunta y te animo a que participes.

      Un abrazo

      Monika

      Me gusta

  5. Con bastante retraso Mónika, contesto para agradecerte la respuesta y el link que me adjuntas.

    Por aquí seguimos con la batalla y el gran problema lo tenemos con los medios de comunicación que sostienen toda su farsa y sarta de mentiras y como nos cierran el paso a nosotros… como último ejemplo esta última minicarta de opinión que he enviado a la prensa con pocas probabilidades a pesar de que la he tenido que endulzar con azucar, estevia, colonia y no se cuantas cosas mas pra extractar esas cuatro líneas y quedarme el resto en la garganta.

    Un saludo amigo

    Julen

    “MAYOR CONFUSIÓN”

    ¿A que se refiere por ´inerte´?…respondía el Viceconsejero de Medio Ambiente a Fernando Segura cuando le preguntó: ¿Que opina de los vertederos de inertes, alternativa planteada por GHK y la Diputación para los residuos no reciclables?

    Muy profesional el Sr. Galera, pero no menos el periodista cuando en otra le puntualiza con agudeza: No me ha contestado… La pregunta iba de: ¿El PaP puede ser la alternativa para reducir la fracción resto y así evitar la construcción de incineradoras?

    Interesante esta entrevista (22/9 DV); neutral incluso con cierta vehemencia entre las partes. Pero si el periodista contestando al Sr. Galera da una definición incompleta de lo que es residuo inerte y el entrevistado contesta en función de la definición del periodista y no en función de lo que perfectamente sabe un técnico de Medio Ambiente del GV, de esa respuesta se deduce que deben cuestionarse los vertederos de inertes propuestos por GHK para Gipúzkoa.

    Tal y como usted lo describe, legalmente no sería un vertedero de inertes, sino de residuos urbanos. ”Tal y como usted lo describe”…..

    Me gusta

  6. Y aprovechando que hablamos de los mismos interlocutores y la misma entrevista, también te adjunto esta otra, para que te hagas una composición de lugar.

    Julen

    “ALGO”

    El Viceconsejero de Medio Ambiente del GV Sr Galera (DV 22/9), a la pregunta si la incineración de residuos es un tratamiento en retroceso en la UE, responde: …si la UE ha dicho que se ha acabado la época de los vertederos… tenemos que hacer algo con los “residuos que generan problemas en el territorio”. Primero prevenir y reducir (lo urgente) ; a partir de ahí….

    En la jerarquía de residuos que generan problemas en el territorio, vertedero, contenedor, colgador PaP, incineradora, camión de recogida….hay que situar en primer lugar y muy alejado del segundo, a la materia orgánica fermentable.

    ¿Cómo prevenir y reducirla?: comiendo menos y no desperdiciando alimentos…la crisis ayuda a ello. Segundo, ¿cómo evitar que ese orgánico termine en el vertedero?: recogiéndolo separado. Estos son los dos tercios del buen camino.

    Si la mayoría de ayuntamientos de Gipúzkoa no comprometen a sus ciudadanos, comercios, mercados, comedores y restaurantes en ello, se seguirán generando problemas en el territorio. Un compromiso mínimo sería recuperar un 45% de biorresiduos para junio de 2.014 como hicieron de arranque otros territorios en Europa (Flandes hoy ronda el 100% como unos pocos pueblos de Gipúzkoa). Reduciría la crispación y allanaría la búsqueda de solución para trazar el otro tercio del camino para llegar a un cierre de ciclo responsable con el medio ambiente y cívico para la comunidad.

    Primero compromiso para lo urgente, luego lo importante…. y dejar ya de mezclarlos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s